- UN TRIBUTO A MI MUNDO INGENUO -

En los años 90', la pintura Naïve, detallista y descriptiva, fue la más indicada para expresarme.
El arte NaÏf embellece la visión de la vida.
Detrás de cada obra “ingenua”, existe una filosofía clara y esperanzada.
Un ser escéptico o egoísta no podría ser un artista naïf.
El Naïf devela el alma de un soñador empedernido.
Y hace más buenas a las personas que lo contemplan.

AMIGOS DEL BLOG.

- UTOPÍAS RECIENTES -


A partir del año 2000 comencé a transitar otra etapa de mi vida y de mi obra. Fui dejando atrás la descripción minuciosa del pasado y de un mundo ordenado, abriéndome a lo fantasioso e imaginario. Me he dedicado a una serie diferente, que llamo “Los equilibristas” o “Pinturas Mágicas”. En esta serie, el cielo, la luna, las noches estrelladas toman mucha importancia. Sigue apareciendo la ciudad, no tan literal como antes, sino más bien como una silueta recortada, sugerida con distintas texturas, a veces casi abstracta. He dejado atrás la experiencia familiar, la anécdota, lo inmediato, para mirar a Buenos Aires, el mundo, la vida, desde una perspectiva más amplia.
Para ver mis pinturas de la nueva etapa te recomiendo visitar mi nuevo website personal :

El Naïf es una utopía bellísima, aunque algo ingenua. Tal vez ahora, la utopía me parece más lejana, pero no cedo en mi intento de atraparla.


“La utopía está en el horizonte.

Camino dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá.

¿Entonces para qué sirve la utopía?

Para eso, sirve para caminar”.


(Eduardo Galeano)