- UN TRIBUTO A MI MUNDO INGENUO -

En los años 90', la pintura Naïve, detallista y descriptiva, fue la más indicada para expresarme.
El arte NaÏf embellece la visión de la vida.
Detrás de cada obra “ingenua”, existe una filosofía clara y esperanzada.
Un ser escéptico o egoísta no podría ser un artista naïf.
El Naïf devela el alma de un soñador empedernido.
Y hace más buenas a las personas que lo contemplan.

AMIGOS DEL BLOG.

EL TANGO ARGENTINO y la noche porteña.



El 30 de septiembre de 2009, el Tango fue declarado Patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO. El género rioplatense recibió el “estatus cultural protegido” y nuestra tradición tanguera será preservada como algo valioso para la humanidad.
Enrique Santos Discépolo, uno de sus máximos poetas, definió al tango como “un pensamiento triste que se baila”. Y así es el Tango: nostálgico, melancólico, sensual, indescifrable. Buenos Aires ha sido cuna de numerosos músicos, poetas y orquestas de Tango. A través de algunas obras, he recorrido la ciudad nocturna: bares, boliches, milongas, escenarios, que laten al compás de un bandoneón.

"Perdidos...en una noche de Buenos Aires",
técnicas mixtas, 100cm x 100cm, año 1996.

En esta pintura intenté contar pequeñas historias, contenidas en una gran escena principal, como sub-tramas dentro de una novela. En los distintos sectores de la obra, diversos personajes viven estas historias, solos o acompañados: el hombre que hojea el diario para averiguar si ganó en su apuesta a los caballos; el dúo de amigos, noctámbulos, tangueros, compadritos, que no se cansan de beber; la solitaria señora mayor, que bebe para olvidar sus penas; los dos que cumplen ilusionados la primera cita romántica; la orquesta inmersa en humo azul y partituras que vuelan; la cantante apasionada; las parejas de baile, tan sensuales…como la misma noche porteña, que se esconde en los boliches perdidos en la ciudad…aún hoy.


"Orquesta de señoritas", acrílico sobre tela, 60cm x 76 cm, año 1998.